Ovodonación

La ovodonación como esperanza para muchas mujeres

ovodonacion

La maternidad en las mujeres españolas se retrasa cada vez más, lo que conlleva un conflicto entre la edad a la que quieren ser madres y la biológica. Más del 8% de las mujeres tienen hijos pasados los 40, sin embargo la posibilidad de conseguir el embarazo es del 5% en cada ciclo mensual. A diferencia del hombre, una mujer tiene un límite de gametos y agota su reserva ovárica con el paso de los años. Es por esto que muchas mujeres, cuando deciden ser madres, tienen que recurrir a la ovodonación o, lo que es lo mismo, a la donación de óvulos.

¿Qué es la Ovodonación?

La ovodonación es una técnica aplicada a los tratamientos de Reproducción Asistida que ofrece la oportunidad de ser madres a las mujeres que no pueden quedarse embarazadas por sí mismas. De este modo la futura madre gestará un embrión procedente de un óvulo de una donante y el espermatozoide de la pareja u otro donante.

La ovodonación es una variedad de la Fecundación In Vitro y consiste en unir el óvulo de una donante con el espermatozoide de la pareja (o de otro donante) y colocar el embrión  resultante en el útero de la mujer receptora con problemas de fertilidad y que será quien dé a luz. En este proceso, como se ha comentado, participan dos mujeres: la denominada donante y la receptora. Esta última recibe en su útero el embrión fruto del óvulo de la primera.

Los ovocitos pueden provenir de una donante que se ha sometido a una estimulación ovárica a la vez que se le prepara el endometrio a la mujer receptora, o pueden estar vitrificados y que se desvitrifiquen para la fecundación. A su vez, existen dos maneras de ser donante: o bien son mujeres que se han sometido a un tratamiento de Reproducción Asistida y que han producido más óvulos de los que van a usar y deciden donarlos, o son aquellas que donan sus óvulos de manera altruista y sin haberse sometido anteriormente a un tratamiento de fertilidad.

¿Quiénes son las donantes?

Estos óvulos proceden de mujeres de edades entre 18 y 30 años, que han decidido donarlos de manera voluntaria. Aunque en España la comercialización de óvulos es ilegal, las donantes reciben una compensación económica por las molestias y el tiempo invertido. Por otra parte, la ley española prohíbe que la receptora conozca la identidad de la donante y viceversa. Los óvulos, al igual que los espermatozoides donados, no pueden ser seleccionados por la pareja, sino que es tarea del equipo médico seleccionar con detalle los gametos, procurando escoger los de mayor similitud fenotípica y que sean compatibles. A pesar de estar prohibida la elección de la donante “a la carta”, los equipos médicos suelen buscar aquellas donantes que no difieran en aspectos físicos con la futura receptora, como la raza, el color de piel o del pelo y de los ojos. Las mujeres que realizan la ovodonación han sido previamente sometidas a pruebas para detectar la posible existencia de enfermedades, anemias hereditarias o infecciones.

Proceso de selección de donantes

  1. Pruebas médicas y psicológicas:controles médicos mediante entrevistas, pruebas y análisis clínicos que exige la ley y que certifican su fertilidad y salud física y psicológica. Además es necesario que los especialistas que realicen el tratamiento, conozcan el historial médico de la paciente por si existieran enfermedades genéticas o hereditarias.
  2. Similitud fenotípica: otro requisito a la hora de elegir una donante es la máxima similitud posible en el aspecto externo, teniendo en cuenta aspectos como la raza, la altura, el tono de piel, el color de los ojos…
  3. Grupo sanguíneo y Rh: esta concordancia es aconsejable pero no indispensable, puesto que el hecho de que la donante tenga otro grupo sanguíneo no interferiría en el proceso de donación.

¿En qué casos necesitaría una mujer óvulos de donante?

La ovodonación es una técnica solicitada por distintos tipos de pacientes, tanto mujeres mayores de 40 como chicas jóvenes con anomalías ováricas:

  • Fallo ovárico prematuro
  • Disfunción ovárica y pérdida en la calidad de los ovarios
  • Enfermedades hereditarias que puedan ser transmitidas a la descendencia y que no puedan ser detectadas por el Diagnóstico Genético Preimplantacional
  • Fallos repetidos en la Fecundación In Vitro con óvulos propios
  • Endometriosis severa
  • Casos repetidos de aborto
  • Alteraciones cromosómicas

Proceso en el que se somete la donante

  1. En primer lugar, realiza una entrevista con un especialista en una clínica de Reproducción Asistida.
  2. Debe firmar un consentimiento en el que se asegure que está conforme con la donación.
  3. Se somete a un análisis médico para evaluar que se encuentra en un perfecto estado de salud y que ni ella ni sus familiares cercanos padecen enfermedades hereditarias o genéticas. Además se le realiza un estudio de fertilidad cuyos resultados, obviamente, deben ser positivos. Se tiene en cuenta el aspecto físico y la personalidad para ayudar a seleccionar una donante afín a la mujer receptora. Además se le hace realiza una entrevista para realizarle una evaluación psicológica.
  4. Una vez superados los controles médicos necesarios con resultados favorables, se somete a la donante a la Estimulación ovárica. Las mujeres, en el proceso natural de un ciclo menstrual producen un solo óvulo, por lo que mediante medicación hormonal se pretende obtener varios ovocitos en un mismo ciclo.  Para ello se inicia un tratamiento hormonal que tiene una duración aproximada de diez días.
  5. Punción Folicular:aproximadamente diez días después, y mediante controles ecográficos, se comprueba el tamaño de los folículos y cuando sea el adecuado, se le extraen los ovocitos mediante una punción folicular.  Esta intervención se realiza en quirófano y bajo sedación, cuyos riesgos son mínimos.

Fases de la receptora

La mujer receptora se somete a unos exámenes médicos tanto físicos como psicológicos para comprobar que su estado de salud sea el adecuado.

  1. Sincronización del ciclo de la donante y la receptora: se puede ayudar a que exista esta sincronización entre ambas mediante contraceptivos orales a las donantes y así asegurarse de que los embriones son transferidos a un endometrio receptivo.
  2. Preparación endometrial: se le somete a un tratamiento médico a la receptora con el objetivo  de preparar el endometrio antes de la transferencia embrionaria. Mediante controles ecográficos va verificando que la cavidad endometrial esté preparada y una vez se obtenga el grosor adecuado, se le realiza la punción folicular a la donante.
  3. Fecundación In Vitro: cuando se han obtenido los ovocitos y una vez preparados y seleccionados los espermatozoides en el laboratorio, se procede a la unión de los gametos para la fecundación. Debido a que no se puede saber con exactitud el día de la punción folicular, la muestra de semen se suele criopreservar para poder desvitrificarla en el momento en que se vaya a llevar a cabo la fecundación. Se realiza la Fecundación In Vitro, es decir, la unión de los espermatozoides y los óvulos en el laboratorio (FIV convencional), o seleccionando el mejor espermatozoide e introduciéndolo en el interior del citoplasma del ovocito (ICSI). Al día siguiente se le comunica a la receptora el número de óvulos fecundados. Se mantienen en el laboratorio de 2 a 6 días antes de la transferencia embrionaria al útero de la receptora.
  4. Transferencia embrionaria: los embriones seleccionados (máximo 3) se transfieren a la cavidad uterina en un procedimiento sencillo y rápido. Si hubieran más embriones de buena calidad se vitrificarían para poder transferirlos en un futuro ciclo.
  5. Prueba de embarazo: la también llamada prueba de GCH (beta) se realiza aproximadamente dos semanas después de la transferencia embrionaria.

La ovodonación tiene unas tasas de éxito altas en parte debido a que la edad de la donante oscila entre los 18 y 30 años, por lo que es una mujer joven con óvulos de buena calidad. Estos ovocitos han sido previamente estudiados y seleccionados.