Tasa de éxito de la ovodonación

éxito de la ovodonación

La edad es uno de los factores que más influye en la fertilidad femenina. Con la edad, el ovario pierde la capacidad de producir óvulos sanos para conseguir el embarazo. La maternidad se retrasa cada vez más debido a diferentes motivos, y en algunos casos, la Fecundación In Vitro con óvulos propios falla. Pero, gracias a los avances de la medicina reproductiva, estas mujeres pueden lograr el embarazo por donación de óvulos, siendo la alternativa de reproducción asistida más eficaz. ¿Por qué la tasa de éxito de la ovodonación es tan alta?

La  ovodonación está especialmente dirigida a aquellas pacientes que, por la edad, han visto reducida su reserva ovárica y sus óvulos han perdido calidad, o a aquellas mujeres que ya se han sometido a más de dos ciclos de Fecundación In Vitro con óvulos propios y ha fallado por alteraciones genéticas, o por fallo ovárico precoz, por ejemplo.

Tasa de éxito de la ovodonación

Por lo general, la tasa de éxito de la ovodonación es elevada. Concretamente, la probabilidad de lograr el embarazo en el primer ciclo ronda el 60%, pudiendo alcanzar hasta un 90% en los siguientes ciclos. La probabilidad de conseguir el embarazo por FIV con donación de óvulos es elevada debido a estos tres factores:

  1. La edad de la donante: debido a la importancia de la edad sobre la calidad y cantidad de los óvulos, la mujer donante debe tener una edad entre 20 y 30 años. A medida que cumplimos años, la edad, la cantidad y también la calidad de los ovocitos disminuye considerablemente.
  2. La calidad de los óvulos donados: los óvulos obtenidos son de alta calidad, cuidadosamente seleccionados y comprobados por un estudio previo de fertilidad, que demuestra que la donante dispone de ovocitos de calidad óptima. Así, el óvulo que se transfiere es el más apto para la fecundación.
  3. La salud física e inmunológica de la donante debe ser óptima: con el fin de comprobar que la donante está libre de enfermedades congénitas, genéticas y hereditarias, el especialista le realiza pruebas médicas que demuestren que tiene una buena salud física como mental. Estas son algunas de las pruebas:
  • Analítica general función hepática, renal y de coagulación
  • Estudio serológico, para descartar enfermedades de transmisión sexual
  • Citología y cultivos urogenitales
  • Examen ginecológico
  • Estudio genético: pruebas de cariotipo, fibrosis quística, para descartar la posible presencia de enfermedades hereditarias
  • Estudio físico, en el que se recopilan los datos referentes al color de piel, de ojos, de pelo
  • Entrevista personal con los psicólogos especializados en los tratamientos de reproducción asistida

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *