Resultados de la ovodonación

Los buenos resultados de la ovodonación se deben, principalmente, a la calidad de los gametos

resultados de la ovodonacion

Las mujeres nacen con una reserva ovárica de, aproximadamente, 1 millón de óvulos, y en cada ciclo menstrual se pierden alrededor de mil. De este modo, cuando una mujer alcanza los 40 años, más del 50% de su reserva está alterada cromosómicamente. En caso de existir dificultades a la hora de concebir, muchas parejas recurren a tratamientos de reproducción asistida pero, en ocasiones en las que la reserva ovárica es muy baja y no se consiguen suficientes óvulos de calidad para utilizarlos en un ciclo de Fecundación In Vitro (ni siquiera a través de la estimulación ovárica), la mujer recurriría a la ovodonación para lograr el embarazo.

En España, la edad media de las mujeres que tienen su primer hijo es de 31 años, y cada vez son más aquellas que son madres a los 40. Este retraso de la maternidad puede ser debido a motivos profesionales o a causas personales. Pero a medida que pasan los años, el ovario pierde la capacidad de producir los ovocitos necesarios para traer un bebé sano al mundo. Incluso en algunas mujeres, la reserva ovárica se agota antes de tiempo. Por ello, y en estos casos, la solución más eficaz sería –cuando hayan fallado otros tratamientos de reproducción asistida con óvulos propios- la Fecundación In Vitro con óvulos de donante.

Resultados de la ovodonación

Las donantes de óvulos son chicas jóvenes – entre 18 y 30 años- y sanas, que ceden sus óvulos a los centros de fertilidad, para utilizarlos en los ciclos de Fecundación In Vitro en las mujeres con problemas para concebir. Estos óvulos se fecundan en el laboratorio con los espermatozoides de la pareja, o de otro donante, y los embriones resultantes de mejor calidad se transfieren al paciente. Por ello, los resultados de la ovodonación son positivos, y la tasa de éxito es mayor que en una Fecundación In Vitro con óvulos propios, siendo muchas las mujeres que consiguen su sueño de ser madres.

Óvulos frescos vs. óvulos vitrificados

La vitrificación de óvulos consiste en la congelación ultrarrápida de ovocitos: se reduce la temperatura de los óvulos, de 22ºC a -196ºC de forma súbita. De esta manera, los óvulos no se dañan, pues al congelarse tan rápido, se evita la formación de cristales de hielo, responsables de dañar el óvulo al lesionar las estructuras celulares. Los óvulos vitrificados, por tanto, obtienen la misma tasa de embarazo que los óvulos frescos.